Caso 233: asesinatos por sadismo

Asesinatos por sadismo. Hombre casado, en el momento del último crimen (es decir, del último descubierto), 30 años. Atrajo a una joven al campanario de la iglesia en que era sacristán y la mató allí. Bajo la presión de la prueba indiciaria, se decidió a confesar que había cometido también otro asesinato parecido. Los dos cadáveres presentaban numerosas heridas cortantes con magulladuras en las partes blandas de la cabeza, roturas de huesos en el cráneo, equimosis en dura mater y cerebro. Ninguno de los dos cadáveres mostraba herida alguna en el resto del cuerpo; sobre todo, los órganos genitales se encontraban intactos.

En la ropa interior del asesino, que fue detenido poco después del crimen, se encontraron manchas de esperma. L. es descrito como persona de aspecto atractivo, moreno, sin barba. No constan datos sobre circunstancias hereditarias, antecedentes, vita sexualis, etc.

Como motivo, confesó “lujuria del tipo más cruel y repugnante”. (Dr. Mac-Donald, Clare University, Massachusetts).

Para asesinato por sadismo, véase Rivista sperimentale, 1897, XXIII, p. 702, y 1898, XXIV, fasc. 1. Kölle, ger. psych. Gutachten, caso 4, p. 48.