Caso 225: asesinato

“Una niñera asesinó a dos niños confiados a su cuidado uno detrás del otro; al uno, dándole a beber fenol; al otro, estrangulándole. Se pudo arrojar algo de luz sobre este oscuro caso cuando se descubrió que la muchacha tenía todo tipo de costumbres que recordaban no solo al sadismo, sino también al masoquismo. (Pues no es raro que estas dos anomalías tan opuestas se den simultáneamente en un mismo individuo). En más de una ocasión, la muchacha había empezado de repente a azotar sin motivo a otras chicas para a continuación abrazarlas tiernamente y masturbarse mientras lo hacía. O se levantaba las faldas y les pedía a sus amigas que la azotaran en el trasero para masturbarse a continuación.

“Interpretaba escenas más extrañas todavía en las que se hacía la muerta. Se tumbaba en el suelo después de apagar todas las luces a su alrededor y se masturbaba en esta situación”.