Caso 199: ninfomanía crónica

Ninfomanía crónica. Señora E., 47 años. El tío por parte de padre era demente. El padre era un hombre exaltado y excesivo in venere. El hermano de la paciente murió de una infección cerebral aguda. La paciente (desde la niñez nerviosa, excéntrica, romántica) dio muestras, sin apenas salir de la infancia, de un excesivo impulso sexual y se entregó ya con diez años a los placeres del sexo. Con 19 años, boda. Penoso matrimonio; el marido (por lo demás, de sobrada capacidad) no le bastaba; quitando los últimos años, siempre ha tenido varios amigos aparte de su esposo. Ella era perfectamente consciente de lo reprobable de esta vida, pero sentía la impotencia de su voluntad ante un deseo insaciable que, al menos externamente, trataba de ocultar. Más tarde dijo que había padecido “manía por los hombres”.

La paciente tuvo seis hijos. Hace seis años, caída del coche con conmoción cerebral de consideración. A partir de ahí, melancolía con delirio persecutorio, enfermedad que la llevó al manicomio. La paciente se va acercando al climaterio, menstruación últimamente profusa y excesivamente frecuente. Desde entonces ha desaparecido su anterior deseo excesivo, algo de lo que ella misma se siente satisfecha. Comportamiento decente. Leve grado de descensus uteri y prolapsus ani.