Caso 203: histeria

Marianne L. en Burdeos, entregó una noche, mientras su señora dormía profundamente bajo el influjo de narcóticos que ella le había administrado, a los hijos de esta a su propio amante para que disfrutara de ellos sexualmente y les hizo presenciar las escenas más inmorales posibles. Resultó que L. era histérica (hemianestesia y ataques espasmódicos) y que antes de caer enferma era una persona decente y de fiar. A raíz de la enfermedad empezó a prostituirse sin vergüenza y perdió su sentido moral.